Museo Guayasamín & Capilla del Hombre

Museo Guayasamín & Capilla del Hombre

“La Capilla del Hombre se aleja de lo religioso. Será un centro de recogimiento, un sitio donde se pueda meditar sobre la trayectoria de la humanidad en este continente, desde hace milenios, hasta nuestros días.” Oswaldo Guayasamín.

En el norte de Quito se encuentra el Museo de Oswaldo Guayasamín que está conformado por la Casa Museo, un Museo de Sitio, y la Capilla del Hombre. Ésta última fue declarada por la UNESCO como “Proyecto Prioritario para la Cultura”, así como “Patrimonio Cultural del Estado Ecuatoriano” por el Congreso Nacional.

Oswaldo Guayasamín es uno de los más grandes pintores ecuatorianos y latinoamericanos nacido en Quito en 1919, su padre es de ascendencia indígena y su madre mestiza. Estudió pintura y escultura y en el año de 1942 tuvo su primera exposición. Su trabajo fue humanista y atravesó 3 etapas: “el camino del llano” y sus percepciones en un viaje en América Latina y sus ciudades, la segunda es “la edad de la ira” y el destructor siglo XX que vuelca los ojos sobre cómo la humanidad se fue contra sí misma y la tercera es “la edad de la ternura” que vuelca el trabajo de sus manos en expresiones relativas a su madre y al amor. Sus viajes a través de diferentes países lo inspiran, ver a los pueblos mestizos, indios y negros, con sus culturas y expresiones de alegría, tristeza, tradición, identidad y religión; sobre todo de los países andinos.

Pero ¿te imaginas una Capilla del Hombre? Oswaldo Guayasamín en 1996 inició en Quito su obra más importante, un espacio arquitectónico denominado “La Capilla del Hombre” como un homenaje al ser humano especialmente al pueblo latinoamericano con su sufrimiento, luchas y logros, con una exposición que pasa por el mundo precolombino, la conquista, la colonia y el mestizaje.

El lugar donde se encuentra el museo y casa de Guayasamín se encuentra posicionado astronómicamente y con una arquitectura claramente andina que recuerda los precedentes arquitectónicos producidos por los pueblos originarios de hace más de 3.000 años. Se ha convertido en uno de los edificios culturales de mayor significado de la identidad de América Latina, tanto por su arquitectura como por las obras de arte que se exhiben. 

Aquí es posible también visitar la casa en la cual vivió Guayasamín, su taller, exhibición de piezas arqueológicas, una biblioteca de arte y más. En el patio de la Casa Taller se encuentra el Árbol de la Vida en el cual se encuentra sepultado el maestro y su amigo el poeta Jorge Enrique Adum protegidos bajo la sombra de un árbol que Oswaldo Guayasamín sembró.

Gracias a su ubicación se tiene una visión amplia de Quito lo cual permite admirar como la arquitectura del lugar se mezcla con el paisaje de la ciudad. Realmente es un lugar único que vale la pena visitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

div#stuning-header .dfd-stuning-header-bg-container {background-size: initial;background-position: top center;background-attachment: initial;background-repeat: initial;}#stuning-header div.page-title-inner {min-height: 650px;}